Quantcast
FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  
 

La Sanación en el Matrimonio Después de un Aborto

 
Cuando el esposo de Susan*, Juan, le contó acerca del aborto en el que había estado implicado cuando estaba en la universidad, ella finalmente comprendió por qué estaba tan deprimido y tenía problemas para establecer vínculos afectivos con sus hijos. Sin embargo, ella quería que él lo superara sin buscar ayuda de un ministerio de sanación posaborto. Le molestaba pensar que él tuviera este problema con relación a otra mujer e hijo.

Ahora casado y participando en un ministerio de sanación posaborto, Steve menciona: “Es una de las preguntas que nunca piensas hacer durante la preparación prenupcial”.


Durante la preparación prenupcial de Steve con su (actual) esposa, el tema del aborto que ella tuvo en el pasado nunca surgió. Ahora casado y participando en un ministerio de sanación posaborto, Steve menciona: “Es una de las preguntas que nunca piensas hacer durante la preparación prenupcial”.

Con un estimado de más de 56 millones de abortos en nuestro país desde la infame sentencia Roe vs. Wade del año 1973, no cabe duda de que incontables matrimonios sufren por la participación de uno o de los dos esposos en un aborto.

Aunque muchas de las mismas pruebas pueden surgir cuando solo uno de los esposos estuvo involucrado en un aborto previo, las parejas que abortaron a su propio hijo antes del matrimonio pueden tener sus propias dificultades únicas, como cuenta Tina:

...No creí que me molestara hasta después de un año de casados y nuestro hijo nació. Estaba tan resentida porque mi esposo no nos había protegido a mí ni a nuestro bebé cuando quedé embarazada antes de casarnos…Comencé a estar resentida con él y a odiarlo. Fue como un gran abismo entre nosotros. No podía ni quería soltar el enojo y el resentimiento, porque si lo hacía, sería como decir que el aborto estaba bien, y no lo estaba. (Nuestro bebé murió,) yo estaba herida, y él simplemente seguía como si nada hubiera sucedido.

Para los casos en que un esposo no sabe del aborto que el otro tuvo en el pasado, algunos sienten que es esencial que se lo cuenten, mientras que otros creen que es algo del pasado y no es necesario abordarlo. Pero si “serán los dos una sola carne” (Mt 19,5), ¿se puede la unión marital llevar a su potencial más pleno con el secreto de un aborto dando vueltas en el pasado?

Steve cree que no: “...al mirar nuestros 29 años de matrimonio, eso es probablemente algo del pasado de [cada uno de] nosotros que ha afectado nuestro matrimonio más que cualquier otro”.

No es un secreto que la devastación del aborto trae consigo muchos desafíos. Muchas veces las personas que han participado de un aborto ni siquiera son conscientes de las innumerables maneras en que afecta su vida. Por lo general, no es hasta que reconocen algún efecto que tiene y empiezan a participar en un ministerio de sanación que comienzan a identificar de una manera más clara los conectores del aborto que tuvieron (personas, lugares o cosas que desatan recuerdos de su aborto).

No es infrecuente para quienes sufren de abortos en el pasado reaccionar exageradamente ante situaciones actuales debido al trauma que tuvieron. Por ejemplo, lo que de otro modo sería una discusión normal entre cónyuges puede parecer como un verdadero acto de abandono para alguien que fue forzada a abortar. El aborto también puede resultar en infertilidad o dificultad para concebir más adelante en la vida, lo cual ocasiona sus propias presiones emocionales para una pareja.

El temor a la intimidad es otra prueba que puede aparecer. Algunas mujeres y hombres han mantenido en secreto abortos del pasado y viven con el temor de exponerse. En realidad nunca se abren completamente a la intimidad por temor a ser rechazados si su cónyuge alguna vez descubriera su secreto. Otros tal vez no estén dispuestos a practicar su fe debido a la culpa y vergüenza que sienten, lo cual los priva de consuelo spiritual y abre una brecha entre ambos esposos.

Una persona puede sentir miedo de contarle a su prometido o prometida o cónyuge sobre un aborto del pasado. Requiere una gran confianza en el amor que esa persona tiene por él o ella y confianza en Dios. Lamentablemente, a veces enterarse de eso puede amenazar la relación, pero también puede ser un medio para que la pareja se acerque más.

Por medio de la ayuda de un ministerio de sanación posaborto, las parejas pueden superar sus desafíos relacionados con el aborto, y la gracia de Dios puede darles una verdadera sanación en sus relaciones. Matt compartió su propia historia de esta
experiencia:

Fue un momento muy difícil para mí enterarme del aborto y no sabía si de hecho aún me iba a poder casar con mi [prometida]. Ir al retiro me ayudó a reconocer que ella era la misma persona que y había amado el día antes de enterarme, y que si Dios la había perdonado, yo también tenía que perdonarla. Por medio de orientación y dirección espiritual, pudimos resolver los muchos sentimientos y temores que teníamos, y me siento seguro de que ahora podemos ocuparnos de cualquier problema que surja juntos, y superarlos con la gracia de Dios. Siento que ahora puedo amarla de la manera que Dios lo quiso.

Un crecimiento importante puede también resultar de tratar de superar el dolor juntos como pareja. Por ejemplo, el cónyuge que no participó del aborto pasado de su esposo o esposa puede elegir “adoptar de manera espiritual” al hijo abortado de su cónyuge. Esta adopción espiritual puede ser una hermosa manera de unir a la pareja como la familia que Dios quiere que sean, como reconoció Steve:

Tomé la decisión de que esto era parte de lo que trajimos a nuestro matrimonio ‘en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad,... y así amarte y respetarte... todos los días de mi vida’. Me tomo en serio esa promesa. Teníamos que
caminar juntos en esto... Ahora consider que tengo dos hijos, el que ella concibió antes de conocernos, y el que concebimos juntos. ¿Habría alguna diferencia si el hijo hubiera vivido y... [estuviera] aquí presente en nuestra vida? ¡¡No!! La única verdadera diferencia es que tenemos un hijo que está con Dios y que obra y reza por nosotros.

El aborto afecta a innumerables matrimonios más de lo que muchas personas reconocen. Pero no hay duda de que Dios llevará una gran sanación a quienes confían en su misericordia infinita. Si un aborto del pasado puede reconocerse y tratarse, una pareja casada puede dar grandes pasos en vivir incluso más plenamente el designio de Dios de que “serán los dos una sola carne” (Mt 19,5).



*Las historias de Susan, Juan, Steve, Tina y Matt (sus nombres se han cambiado para mantener su privacidad) son solo algunos ejemplos de los muchos matrimonios afectados por el aborto. Para enterarte de qué recursos pastorales para el matrimonio pueden estar disponibles en tu área local, comunícate con tu oficina diocesana de vida familiar. Para encontrar recursos para la sanación posaborto, visita esperanzaposaborto.org.


La cita bíblica se ha tomado de la edición española de la Biblia de Jerusalén. © 1975 editada por Desclée de Brouwer, S.A. de Bilbao, España.

Pamphlet: English / en español
Bulletin Inserts: English / en español
Text-only: English / en español
Order: English / en español


Regresar al Programa Respetemos la Vida 2014 – Artículos



By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue