Quantcast
Print | Share | Calendar | Diocesan Locator
|   Go to English versionIN ENGLISH
FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  

Esquemas de lecciones

Ciudadanos fieles: Esquemas de lecciones para escuelas de primaria - Introducción
Esquema de lección A - Escuelas de primaria
Esquema de lección B - Escuelas de primaria
Esquema de lección C - Escuelas de primaria
Esquema de lección D - Escuelas de primaria
.
 

Esquema de lección D - Escuelas de primaria

 

Tema: Vivir nuestra fe

Materiales necesarios

  • Hojas grandes de papel (o tablero blanco) y marcadores.
  • Biblia, colocada reverentemente, y vela, si es posible.
  • Los libros de cuentos bilingües Amigos del otro lado (Friends from the Other Side) o Don Radio (Radio Man), o las historias del sitio web SomosSalYLuz.org.

Reuniéndose

El primer objetivo de cada sesión es crear un ambiente de bienvenida y hospitalidad. El segundo objetivo es comenzar la sesión partiendo de la experiencia humana del niño, es decir, con la "historia" del niño. La Biblia debería estar colocada en el salón en una posición reverente y de privilegio. Reúnanse alrededor de la Palabra para la oración. 

Al inicio de la sesión, pida a los niños que piensen en la siguiente pregunta y luego compartan sus respuestas:

¿Cómo han trabajado con otros para tratar de ayudar a marcar una diferencia, para mejorar nuestras familias, nuestro barrio y el mundo?

Escriba las respuestas en la hoja grande o el tablero.

Oración inicial

Oremos. 
Padre bueno y cariñoso, tú amas a todos tus hijos. Jesús, ayúdanos a ver tu rostro en los demás. Espíritu Santo, ayúdanos a trabajar para terminar con la pobreza y promover la vida, la justicia y la paz hablando en nombre de los necesitados de nuestra comunidad, nuestra nación y nuestro mundo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.

Pida a los estudiantes que se sienten. El catequista toma la Biblia de donde está colocada reverentemente y proclama la lectura. Asegúrese de marcar la lectura con antelación. 

Lectura bíblica y diálogo de fe

Proclame la lectura (Mateo 25:31-40):

Lectura del Evangelio según san Mateo…

Al terminar la lectura, guarde un breve periodo de silencio. A continuación, pregunte a los niños estas preguntas u otras similares:

  • ¿Qué escuchaste decir a Jesús en esta lectura?
  • ¿Qué te sorprendió oír?

Después de las primeras respuestas de los niños, lea de nuevo la lectura.

Lectura del Evangelio según san Mateo…

  • ¿Qué nos está intentando enseñar Jesús en esta historia?
  • ¿En quién está presente Jesús en nuestra comunidad hoy en día?
  • ¿Nombre alguna ocasión en la que "Jesús" tuvo hambre y le diste de comer? ¿Estuvo sediento y le diste de beber? ¿Fue un extranjero y lo recibiste? ¿Estuvo enfermo y lo visitaste?

Narración y diálogo

Los obispos nos animan a "construir un mundo donde se respete la vida y dignidad humanas, donde prevalezcan la justicia y la paz" (Formando la conciencia para ser ciudadanos fieles, no. 57). Dicen ellos que todos, los niños incluidos, tienen un papel que desempeñar.

El catequista debe explicar que ahora vamos a escuchar algunas historias de niños que son discípulos de Jesús trabajando para marcar una diferencia positiva en sus propias comunidades.

Lean uno de los libros de cuentos para primaria, Amigos del otro lado (Friends from the Other Side) o Don Radio (Radio Man),  

Una opción alternativa es que el catequista lea los siguientes ejemplos de niños que trabajan para transformar sus comunidades, en SomosSalYLuz.org. Según el nivel académico de los estudiantes, el catequista podría parafrasear los ejemplos y luego compartirlos con los niños como ejemplos de lo que los jóvenes están haciendo en otras partes del país.

Después de compartir la historia o historia, pregunte a los niños:

  • ¿Cómo pusieron los niños su fe en acción?

A continuación, como grupo, identifiquen un problema por el que muchos de los niños se preocupan.

Luego visiten los sitios web PobrezaUSA o CRS Education, donde hallarán actividades apropiadas para la edad de los niños que se pueden utilizar para ayudarles a conocer más el tema que les interesa. Asegúrese de ayudar a los niños a comprender las experiencias de otros que enfrentan el problema usando para ello videos u otros recursos que están disponibles en los sitios web.

Comparta con los niños ideas sobre qué medidas podrían adoptar para poner su propia fe en acción. Con antelación, el catequista tal vez desee examinar el modelo de Los dos pies del amor en acción de los obispos católicos de los Estados Unidos y su hoja informativa para que pueda ayudar a fomentar ideas tanto sobre actividades de Obras de caridad (que cubren necesidades inmediatas de corto plazo) como sobre actividades de Justicia social (que buscan el cambio sistémico de largo plazo).

A continuación se muestran algunos ejemplos de respuestas de Obras de caridad:

  • Organice a las familias para que se reúnan un sábado por la mañana para colaborar con el grupo local de la Sociedad de San Vicente de Paúl o con el centro caritativo de alimentos local. Después, reúnanse para almorzar, orar y reflexionar.
  • Ofrézcanse como voluntarios en el comedor comunitario y después participen en una marcha en contra del hambre.
  • Recojan comida enlatada. Reúnanse para rezar, recibir una bendición y dialogar, para después llevar las latas al centro caritativo de alimentos local.
  • Cartéense con una clase de educación religiosa de una parroquia o con una escuela de otro país.
  • Recojan ropa y juguetes para niños de la misma edad —quizás durante otro tiempo que no sea el de navidad— y dónenlos a una organización local que sirva a los niños de bajos recursos.
  • Póngase en contacto con el hospital infantil local y pregúntele qué puede hacer su clase para servir a los niños hospitalizados. Algunos hospitales aceptan donaciones de juguetes o libros nuevos.

A continuación se muestran algunos ejemplos de respuestas de Justicia social:

  • Ayude a los niños a escribir cartas a sus funcionarios elegidos locales, estatales o nacionales para expresar sus preocupaciones acerca de un problema. Si es posible, ayude a los niños a seleccionar un problema sobre el cual muchos otros católicos también están haciendo incidencia, a través de su conferencia católica estatal, la USCCB o Catholics Confront Global Poverty.
  • Coordine a las familias para que participen en una "noche de cabildeo" o en una marcha a favor de la vida, si es que su diócesis o conferencia católica estatal ha organizado una de estas.
  • Invite a un legislador local a que les hable a su clase acerca de cómo él o ella se asegura de que atiendan las necesidades de los pobres y los vulnerables
  • Súmese a los esfuerzos de una organización local que recibe fondos de la Campaña Católica para el Desarrollo Humano. Encuentre grupos en su área en este mapa. (Seleccione "Todos los marcadores" y luego haga zoom en su condado.)
  • Organice una venta de navidad por comercio justo para promover el desarrollo económico y salarios justos en países de todo el mundo.

Oración final

Regresen a donde están reunidos los adultos o al círculo de oración. Acuérdense de la imagen de la mesa que usaron al principio de la sesión. Reúna a los niños, haga que guarden silencio para realizar la oración.

  • Pida a los niños que recuerden que Jesús está presente en los que tienen hambre, tienen sed, están enfermos, son extranjeros o están en prisión.

Oremos.
Padre bueno y cariñoso, gracias por tu amor por todas las personas.
Oramos ahora por aquellos en los que Jesús está presente, incluyendo los que tienen hambre, tienen sed, están enfermos, son extranjeros o están en prisión.
Ayúdanos a compartir tu amor trabajando por la justicia y la paz para todos sus hijos.
Te lo pedimos en nombre de Jesús, tu Hijo, por el poder del Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.




By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue