Print | Share | Calendar | Diocesan Locator
|   Go to English versionIN ENGLISH
FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  
 

Formando la conciencia para ser ciudadanos fieles - Nota introductoria

 
primero  |  anterior  |  siguiente  |  último

Los obispos católicos de los Estados Unidos se complacen en ofrecer una vez más a los fieles católicos Formando la conciencia para ser ciudadanos fieles, nuestro documento doctrinal sobre la responsabilidad política de los católicos. Esta declaración representa nuestra orientación para los católicos en el ejercicio de sus derechos y deberes como participantes en nuestra democracia. Instamos a nuestros pastores, fieles laicos y religiosos, y a todas las personas de buena voluntad, a utilizar esta declaración para ayudar a formar sus conciencias, enseñar a los que están a su cuidado, contribuir al diálogo público cívico y respetuoso, y plasmar opciones políticas en las próximas elecciones a la luz de la doctrina católica.

La declaración pone de relieve nuestra doble herencia como fieles católicos y a la vez ciudadanos estadounidenses con derechos y deberes como participantes en el orden civil. En primer lugar, sin embargo, recordamos que nos relacionamos con el orden civil como ciudadanos del Reino celestial, cuyo reinado no está todavía plenamente realizado en la tierra pero exige nuestra lealtad incondicional. Es como ciudadanos fieles al Señor Jesús que contribuimos más eficazmente al orden civil.

Este documento está compuesto principalmente por la declaración adoptada abrumadoramente por los obispos en 2007, además de ciertas revisiones limitadas a modo de actualización.

En particular, esta versión se basa en la riqueza de la enseñanza papal desarrollada desde la versión 2007 de Ciudadanos fieles, como el magisterio del papa Benedicto XVI en sus últimos años de papado y el del papa Francisco hasta la fecha. A partir de estas grandes enseñanzas discernimos, por ejemplo, mensajes a la Iglesia universal que deben atenderse de una manera especial: el vínculo indisoluble que existe entre nuestro testimonio de la verdad y nuestro servicio a los necesitados (Caritas in Veritate); nuestro papel como discípulos misioneros, convocados a salir del santuario para llevar a Cristo a las periferias con alegría (Evangelii Gaudium), y el cuidado de nuestra casa común y de todos los que en ella habitan, especialmente los más pobres (Laudato Si').

El documento también se actualiza para tener en cuenta las evoluciones recientes en los Estados Unidos en la política tanto nacional como extranjera:

  • La destrucción continua de más de un millón de vidas humanas inocentes cada año por el aborto provocado
  • El suicidio asistido por médicos
  • La redefinición del matrimonio —la célula vital de la sociedad— por los tribunales, los órganos políticos y cada vez más por la cultura misma de los Estados Unidos
  • El consumo excesivo de bienes materiales y la destrucción de los recursos naturales, que dañan tanto al medio ambiente como a los pobres
  • Los ataques mortales contra nuestros hermanos cristianos y las minorías religiosas en todo el mundo
  • La redefinición más restrictiva de la libertad religiosa, que amenaza tanto a la conciencia individual como a la libertad de la Iglesia para servir
  • Las políticas económicas que omiten dar prioridad a los pobres, en nuestro país o en el extranjero
  • Un sistema de inmigración defectuoso y una crisis de refugiados en todo el mundo
  • Las guerras, el terror y la violencia que amenazan todos los aspectos de la vida y la dignidad humanas

Todas estas amenazas, y otras más, hablan de una ruptura de lo que el papa Francisco ha llamado una "ecología integral" (Laudato Si', nos. 137-55). Sin la adecuada ordenación de las relaciones de las personas entre sí, con la creación y en última instancia con Dios mismo, el pecado se afianza. El papa Francisco nos recuerda que todas las personas, naciones y miembros de la comunidad mundial tienen el deber de poner las necesidades de los demás por delante de los deseos egoístas de poseer y explotar las cosas buenas que vienen de la mano de Dios.

Este documento es para ser leído en actitud de oración y en su totalidad. Sería un grave error —y un error que se produce con lamentable frecuencia— utilizar únicamente partes seleccionadas de la doctrina de la Iglesia para promover intereses políticos partidistas o validar sesgos ideológicos. Todos nosotros estamos llamados a ser siervos de la verdad íntegra en el amor auténtico, y es nuestra ferviente esperanza y oración que este documento brinde ayuda a todos aquellos que buscan seguir este llamado.

Finalmente, si bien este documento es sobre el orden civil, no podemos dejar de llamar a los fieles a la oración. Las luchas que enfrentamos como nación y como comunidad mundial no pueden abordarse exclusivamente eligiendo al "mejor candidato" para un cargo político. No; además de formar nuestras conciencias, debemos ayunar y orar, pidiendo a nuestro amoroso y misericordioso Dios que nos dé la capacidad de anunciar eficazmente el Evangelio de Jesucristo a través de nuestro testimonio cotidiano de nuestra fe y sus enseñanzas. Tomemos todos muy en serio la urgencia de nuestra vocación de vivir al servicio de los demás a través de la gracia de Cristo y pedir humildemente en oración la efusión de la gracia del Espíritu Santo sobre los Estados Unidos de América.

primero  |  anterior  |  siguiente  |  último


By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue