Print | Share | Calendar | Diocesan Locator
|   Go to English versionIN ENGLISH
FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  
 

Comités De USCCB Exhortan A Actuar En Respuesta A Tragedia En Newtown

 
December 21, 2012

Unidos en oración por familias, comunidades de luto por la pérdida de seres queridos
Necesidad de retomar valores que fomentan la cultura de la vida
Necesidad de mejorar recursos para asistir a personas con enfermedades mentales, familiares

WASHINGTON—Tras la tragedia de Sandy Hook en Newtown, Connecticut, los presidentes de tres comités de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) emitieron una declaración conjunta para condenar la violencia en la sociedad. Los obispos repitieron el llamado del Cardenal Timothy Dolan de Nueva York, presidente de USCCB, a trabajar por la paz en los hogares, calles y el mundo. Los obispos exhortaron a todos los estadounidenses, especialmente los legisladores a abordar las políticas nacionales que fortalezcan las regulaciones de las armas de fuego y mejoren el acceso a cuidados de salud para personas con necesidades de salud mental.

"Como obispos católicos, nos unimos al presidente de nuestra Conferencia, el cardenal Timothy Dolan, quien el día de la terrible tragedia expresó su profunda solidaridad y oraciones por los familiares, amigos, vecinos y comunidades cuyos corazones han sido destrozados por la pérdida de un niño o de una persona amada", dijeron el Obispo Stephen E. Blaire de Stockton, el Obispo John C. Wester de Salt Lake City, y el Obispo Kevin C. Rhoades of Fort Wayne-South Bend.

Los obispos son presidentes de los siguientes comités respectivamente: el Comité sobre Justicia Domestica y Desarrollo Humano; Comité de Comunicaciones; y el Comité de Laicado, Vida Familiar, Matrimonio y Juventud. "Las sagradas escrituras nos recuerdan una y otra vez a "no temer." Debemos encontrar en nosotros el valor basado en la fe para abordar los retos que enfrenta nuestra nación, en nuestros hogares y en la política nacional", añadieron.

También abordaron la necesidad de leyes sobre cuidados de la salud que proveen apoyo a personas con necesidades de salud mental y exhortaron a la industria del entretenimiento a abordar la proliferación de la violencia y su impacto en la sociedad.

A continuación el texto completo de la declaración:

Declaración en Respuesta a la Tragedia en Newtown
Monseñor Stephen E. Blaire de Stockton, Monseñor John C. Wester de Salt Lake City, y Monseñor Kevin C. Rhoades de Fort Wayne-South Bend
Diciembre 21, 2012

El Señor Cristo Jesús, en su Sermón de la Montaña, nos enseña, "Bienaventurados serán los que lloran porque ellos serán consolados," y "Bienaventurados los que hacen la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios" (Mt 5:4, 9).

Frente al horrendo mal que ocurrió en la Escuela Elemental Sandy Hook el 14 de Diciembre, 2012, como personas de fe primeramente nos volvemos hacia Dios en oración.Como obispos católicos, nos unimos al presidente de nuestra Conferencia, el cardenal Timothy Dolan, quien el día de la terrible tragedia expresó su profunda solidaridad y oraciones por los familiares, amigos, vecinos y comunidades cuyos corazones han sido destrozados por la pérdida de un niño o de una persona amada. No hay palabras para capturar su sufrimiento. Como obispos católicos, nos unimos para expresar nuestras oraciones y profunda solidaridad con los padres, familiares y amigos de quienes están de luto. Lo hacemos con los ojos enfocados en Cristo, sus palabras y hechos, hasta su Cruz y su Resurrección. En Jesús ponemos nuestra esperanza.

La tragedia de Sandy Hook ha causado gran angustia a padres y a otros que intentan proteger a nuestros niños. Además de las tantas oraciones y apoyo proveniente de todo el país, esta tragedia ha dado pie a discusiones sobre las leyes del país y pasos que pueden tomarse para fomentar una cultura que protege a los inocentes y a los más vulnerables entre nosotros. Es momento de que nuestra nación renueve una cultura de vida en la sociedad.

Las sagradas escrituras nos recuerdan una y otra vez a "no temer." Debemos encontrar en nosotros el valor basado en la fe para abordar los retos que enfrenta nuestra nación, en nuestros hogares y en la política nacional. Estos retos abarcan varias áreas complejas. Aquí, ofrecemos algunas palabras particularmente sobre las regulaciones de armas de fuego y sobre nuestro servicio a aquellas personas con necesidades de salud mental. Como líderes religiosos, hacemos un llamado a todos los estadounidenses, especialmente los líderes electos, a abordar estos temas.

Referente a la regulación de armas de fuego, primero, el intento de proteger a un ser amado es honorable, pro simplemente dicho, el acceso a armas de fuego es demasiado fácil.El Concejo Pontificio por Justicia y Paz del Vaticano, señala en su documento, "El Tratado Internacional de Armas (2006)", la importancia de promulgar controles concretos en pistolas, por ejemplo, notando que "limitar la compra de dichas armas no infringe en los derechos de las personas."

Segundo, quienes nos entretienen, especialmente productores de películas y creadores de juegos de video, necesitan darse cuenta de cómo sus intenciones por enriquecerse han permitido la proliferación de películas, programas televisivos, juegos de video y otras formas de entretenimiento que glorifican la violencia y asedian las inseguridades y la inmadurez de los jóvenes. Esas representaciones de violencia nos desensibilizan. La masacre de veinte niños pequeños y siete adultos hace que cada uno de nosotros reflexionemos sobre nuestro entendimiento de los valores de la vida humana. Debemos mejorar nuestros recursos para padres, guardianes, y jóvenes, para que puedan evaluar los productos de entretenimiento inteligentemente. Necesitamos admitir que ver y utilizar esos productos causa efectos negativos emocionales, psicológicos y espirituales en los individuos.

También debemos reflexionar sobre nuestros propios miedos mientras luchamos con nuestros propios prejuicios hacia quienes tienen necesidades de salud mental. Nuestra sociedad debe proveer servicios de salud y apoyo a quienes tienen enfermedades mentales y a sus familiares y quienes les cuidan. Como comunidad debemos apoyarnos los unos a los otros para que nadie se sienta incapaz de obtener ayuda para un familiar con enfermedad mental o a un vecino que lo necesite. Políticas onerosas sobre la salud deben ser ajustadas para que la gente pueda obtener ayuda para ellos o para otros que lo necesiten. Así como extendemos ayuda a quienes tienen impedimentos físicos, debemos considerar las preocupaciones de salud mental con igual sensibilidad. No debe ser vergonzoso buscar ayuda para sí mismo o para otros; lo único que debe ser vergonzoso es negarse a proveer cuidado y apoyo.

Los eventos en Newtown nos llaman a recurrir a Dios en oración y a dar un testimonio más profundo del perfecto amor de Cristo, su compasión y su misericordia. Debemos confrontar la violencia con amor.

Hay destellos de esperanza en esta tragedia. Muchas personas incluso algunas víctimas, hicieron esfuerzos extraordinarios para proteger la vida. En particular, los maestros, la directora, los niños, los paramédicos y otros líderes que mostraron tremendo valor durante la tragedia. Algunos sacrificaron sus propias vidas en esfuerzos por proteger a otros.

En memoria a ellos y por el bien de nuestra nación, reiteramos nuestro llamado a todos los estadounidenses y especialmente legisladores, realizado en el año 2000, en nuestra declaración Responsabilidad, Rehabilitación, y Restauración: Una Perspectiva Católica sobre el Crimen y la Justicia Criminal en que se llama a:

1.Apoyar medidas que controlan la venta y uso de armas de fuego.

2.Apoyar medidas que hagan a las armas más seguras (especialmente aquellos esfuerzos que previenen el uso sin supervisión por niños e individuos no sea el propio dueño).

3.Un llamado a regulaciones razonables sobre armas.

4.Apoyo a esfuerzos legislativos que buscan proteger a la sociedad de la violencia asociada con el fácil acceso a armas mortales incluso armas de uso militar.

5.Hacer un compromiso serio para confrontar el papel generalizado de las adicciones y las enfermedades mentales asociadas con crímenes.

Mientras esperamos la llegada del Príncipe de la Paz en esta época de Adviento y Navidad, hacemos un llamado a todas las personas de buen corazón para ayudar a promover una cultura de vida y de paz.

--

Etiquetas: violencia, armas de fuego, pistolas, legisladores, Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, USCCB, Obispo Stephen E. Blaire, Obispo John C, Wester, Obispo Kevin Rhoades, leyes, congreso, salud mental, vida, paz

# # # # #

MEDIA CONTACT ONLY:
Norma Montenegro-Flynn
O: 202-541-3202
 



By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue