FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  
 

Colecta Anual Beneficia a 35,000 Hermanas, Hermanos y Sacerdotes de Comunidades Religiosas

 
November 19, 2014

WASHINGTON—La 27va. colecta anual nacional del Fondo para la Jubilación de Religiosos se llevará a cabo en la mayoría de las parroquias católicas de Estados Unidos del 13 al 14 de diciembre. La colecta es coordinada por la Oficina Nacional para la Jubilación de Religiosos (NRRO, sigla en inglés) y beneficia a más de 35,000 religiosas, religiosos y sacerdotes ancianos de órdenes católicas.

La colecta de 2013 recaudó casi $28.4 millones y permitió a la NRRO distribuir $23 millones a 424 comunidades religiosas.

Se asignaron fondos adicionales para ayudar a las comunidades con las necesidades más urgentes para planear y educar sobre la jubilación.

Los obispos católicos de Estados Unidos iniciaron la colecta en 1988 para resolver la carencia significativa de financiación para la jubilación de las comunidades religiosas de este país. La recaudación se distribuye a las comunidades religiosas elegibles para ayudar a financiar los gastos de jubilación y cuidados de enfermería. Desde que la colecta comenzó, los católicos han donado más de $798 millones. Aproximadamente el 93 por ciento de los donativos apoya directamente a los religiosos ancianos y a sus comunidades.

A pesar de la generosidad sin precedentes a la colecta, las comunidades religiosas siguen careciendo de fondos suficientes para cubrir los altos costos de su jubilación y sus cuidados médicos. De las 590 comunidades que enviaron sus datos a la NRRO en 2013, menos de 8 por ciento estaban completamente financiadas para su jubilación.

La crisis financiera es causada por los bajos salarios y el cambio demográfico. Tradicionalmente, hermanos, hermanas y sacerdotes de órdenes religiosas –que conocemos colectivamente como religiosas y religiosos– trabajaron durante muchos años recibiendo estipendios muy bajos que solo cubrían sus necesidades diarias. Como resultado, muchas comunidades ahora carecen de ahorros para su jubilación. Al mismo tiempo, los religiosos ancianos están viviendo más tiempo y ahora superan a los religiosos más jóvenes que tienen salarios. Un 68 por ciento de los religiosos en las comunidades que proporcionan datos a la NRRO son mayores de 70 años, y los salarios de los que trabajan en ministerios compensados no puede seguir el ritmo del creciente costo de la atención para los mayores. En 2013 solamente, el costo total de la atención médica para las religiosas y los religiosos fue más de $1.2 mil millones.

En años recientes, la NRRO ha expandido los esfuerzos para ayudar a las comunidades religiosas a examinar las causas de la escasez de fondos para la jubilación. Para muchos, un obstáculo importante para la estabilidad financiera es la lucha para mantener las propiedades anticuadas de las congregaciones y al mismo tiempo proporcionar cuidado de calidad a los ancianos. En 2013, la NRRO recibió un subsidio de $2.5 millones de la Fundación Conrad N. Hilton, pagadero en tres años. Una parte sustancial de este donativo se dedica a la creación de programas y recursos educativos relacionados con la planeación y administración efectiva de las propiedades.

“A pesar de las preocupantes estadísticas, muchas comunidades religiosas han hecho grandes avances en resolver sus déficits de financiación, y las contribuciones al Fondo para la Jubilación de Religiosos han impulsado este progreso”, recalcó la hermana de la comunidad de la Preciosa Sangre Janice Bader, directora ejecutiva de NRRO. “Los religiosos se siente sobrecogidos por los generosos donativos a este fondo y están decididos a sacar el máximo provecho de cada dólar”.

Visite www.retiredreligious.org para aprender más.
---
Palabras claves: Oficina Nacional de Jubilación para Religiosos, NRRO, jubilación, los obispos de EE. UU., cuidado de ancianos, hermana Janice Bader

Contacto:

Don Clemmer
O: (202) 541-3206





By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue