Print | Share | Calendar | Diocesan Locator
|   Go to English versionIN ENGLISH
FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  
 

El Diácono en La Misa

 

Parish Resources

You may feel free to download and reproduce these materials in any form which you find meets the needs of your diocese or parish, provided that the materials are not sold in any form. If you reproduce any of the materials as they are, you include the citation: "2010, United States Conference of Catholic Bishops. If you have altered the materials, please include the citation: Based upon Roman Missal Formational Materials provided by the Secretariat for the Liturgy of the United States Conference of Catholic Bishops, "2010.

Liturgy Guides El Diácono en La Misa

Principios Generales

El sacrificio eucarístico de la Misa es, ante todo, la acción de Cristo (IGMR 11) 1 y del pueblo de Dios por medio de la cual “los hombres tributan al Padre, adorándolo por medio de Cristo, Hijo de Dios en el Espíritu Santo” (IGMR 16), y los fieles se unen a Cristo en acción de gracias y “el reconocimiento de las grandezas de Dios” (IGMR 78). La Misa es el "sacramento de unidad" (IGMR 91-92) en el que los fieles son nutridos de la Mesa de la Palabra de Dios y del Cuerpo de Cristo (IGMR 28) 2. Esta unidad se expresa sobre todo en la postura común, (IGMR 42) 3, en el canto comunitario (IGMR 47) 4, en un silencio reverente (IGMR 45, 56) 5, y compartiendo el único pan y único cáliz (IGMR 83, 321). El Misal Romano supone que la liturgia dominical y de los días festivos ha de ser celebrada con cantos (IGMR 40, 115) 6, con un líder de canto, con uno o dos lectores (IGMR 109) 7, y con otros ministros laicos asistentes (IGMR 115). Se supone también que todos los comulgantes presentes en la Misa, el sacerdote celebrante, el diácono, los otros ministros y todos en la asamblea, comulgarán del pan y del vino consagrados durante esa misma Misa (IGMR 85, 281, 321) 8, al igual que lo hace el sacerdote celebrante (IGMR 85, 243). Los libros litúrgicos, sobre todo los que utilizan el sacerdote celebrante, el diácono, y los ministros deben ser bonitos y apropiados a la celebración (IGMR 349) 9 en lugar de ser hojas desechables o folletos.

Los principios fundamentales que explican el propósito de las distintas partes de la Misa se hallan en el Capítulo II (IGMR 27-90); y este capítulo provee la base para las normas más detalladas que se encuentran en el Capítulo IV (IGMR 112-287). Los Capítulos V (IGMR 288-318) y VI (IGMR 319-351) presentan también los principios generales relativos al orden de los muebles en la Iglesia y los requisitos para celebrar la Misa.

Las rúbricas del Misal Romano suponen que la celebración de la Misa tendrá lugar en una iglesia (IGMR 288) 10 con un altar independiente (IGMR 299) 11, un ambón para la proclamación de la Palabra de Dios (IGMR 309) 12, y una sede presidencial utilizada por el sacerdote durante ciertos momentos de la celebración litúrgica (IGMR 310) 13. Aunque el tabernáculo puede hallarse en el santuario (IGMR 315b) 14, todas las rúbricas suponen que estará colocado en una capilla separada puesto que las rúbricas no hacen ninguna referencia al tabernáculo cuando describen las acciones del sacerdote y los otros ministros asistentes durante la Misa. Sin embargo, si el tabernáculo se halla en el santuario, el sacerdote celebrante y todos los ministros asistentes hacen una genuflexión a la Eucaristía reservada en el tabernáculo solamente al entrar (al comenzar la Misa) y al salir (al terminar la Misa). Nadie debe hacer genuflexiones adicionales durante la celebración de la Misa (IGMR 274) 15.

Entre los que sirven en la celebración eucarística, después del presbítero, ocupa el primer lugar el diácono en virtud de la sagrada ordenación recibida. Pues el sagrado Orden del diaconado, ya desde la antigua edad apostólica 16, ha gozado de gran honor en la Iglesia. En la Misa el diácono tiene su parte propia: en el anuncio del Evangelio y a veces en la predicación de la Palabra de Dios, en el decir la intenciones de la oración universal, en ayudar al sacerdote, en la preparación del altar y en el servicio a la celebración del sacrificio, en distribuir a los fieles la Eucaristía, sobre todo bajo la especie de vino, y en las eventuales moniciones sobre las posturas corporales y acciones del pueblo (IGMR, 94).

La Misa Con un Diácono

Cuando un diácono está presente en la celebración de la Eucaristía, debe ejercer su ministerio llevando las vestiduras sagradas 17. El diácono:

  1. Asiste al sacerdote y está siempre a su lado (a menos que lleve el Evangeliario en cuyo caso va delante del sacerdote) ;

  2. En el altar lo ayuda en lo relativo al cáliz y el misal;

  3. proclama el Evangelio y, puede, por mandato del sacerdote celebrante, decir la homilía (ver IGMR, n. 55);

  4. dirige al pueblo fiel a través de oportunas moniciones y recita las intenciones de la oración universal;

  5. ayuda al sacerdote celebrante en la distribución de la Comunión y purifica y dispone los vasos sagrados;

  6. si no hay ningún otro ministro, él, si es necesario, cumple los oficios de los demás ministros (IGMR 171).

Los Ritos Iniciales
  • Llevando el Evangeliario un poco elevado, el diácono precede al sacerdote en su camino hacia el altar. De otro modo, irá a su lado (IGMR 172).

  • Llegado al altar, el diácono, si lleva el Evangeliario, sube al altar omitiendo la reverencia. Colocado el Evangeliario sobre el altar como es de alabar, juntamente con el sacerdote venera el altar con un beso. Si no lleva el Evangeliario, hace una inclinación profunda sobre el altar de manera acostumbrada juntamente con el sacerdote y con él venera el altar con un beso. Luego, si se emplea el incienso, ayuda al sacerdote a colocar el incienso y a incensar la cruz y el altar (IGMR 173).

  • Terminada la incensación del altar, se dirige junto con el sacerdote hacia la sede, y allí permanece a su lado y le ayuda en caso de necesidad (IGMR 174).

  • “…Si el tabernáculo con el Santísimo Sacramento está en el presbiterio, el sacerdote, el diácono y los demás ministros hacen genuflexión cuando llegan al altar y cuando se retiran de él, pero no durante la celebración de la Misa…” (IGMR 274) 18

Liturgia de La Palabra
  • Mientras se dice el Aleluya u otro canto, si se ha de usar el incienso, ayuda al sacerdote a colocarlo en el incensario, luego, inclinado profundamente ante él, le pide su bendición, y en voz baja dice: Padre, dame tu bendición. El sacerdote le da la bendición diciendo: " El Señor esté en tu corazón. El diácono responde: Amén. Luego hecha una inclinación hacia el altar, toma el Evangeliario, que está colocado sobre el altar y se dirige al ambón teniendo el libro un poco elevado, precedido por el ministro con el incensario humeante y por los ministros con los cirios encendidos. Allí saluda al pueblo, diciendo, con las manos juntas: El Señor esté con ustedes. Luego, al pronunciar las palabras: Lectura del santo Evangelio según San ____ , con el pulgar marca el libro con la señal de la cruz y enseguida a sí mismo, en la frente, en la boca y en el pecho; inciensa el libro y proclama el Evangelio. Terminado esto, aclama: Palabra del Señor. Todos responden: Gloria a Ti, Señor Jesús. A continuación besa con reverencia el libro diciendo al mismo tiempo en secreto: Las palabras del Evangelio borren, etcétera. Cuando el diácono ayuda al Obispo, le lleva el libro para besarlo o él mismo lo besa diciendo en secreto: Las palabras del Evangelio. En las celebraciones más solemnes el Obispo, si es oportuno, imparte al pueblo la bendición con el Evangeliario. Luego el Evangeliario puede ser llevado a la credencia o a otro lugar conveniente y digno (IGMR. 175).

  • Si falta un lector idóneo, el diácono lee también otras lecturas (IGMR 176). Se debe hacer todos los esfuerzos para asegurar la presencia de lectores en la celebración de la liturgia Eucarística.

  • Las intenciones de la oración de los fieles, después de la introducción que corresponde al sacerdote, las recita el diacono ordinariamente desde el ambón (IGMR 177).

Liturgia de La Eucaristía
  • Terminada la oración universal, permaneciendo el sacerdote en su sede el diácono prepara el altar con la ayuda del acólito; a éste le toca en particular tener cuidado de los sagrados vasos. Asiste también al sacerdote cuando recibe los dones del pueblo. Luego pasa al sacerdote la patena con el pan que se va a consagrar; vierte el vino y unas gotas de agua el cáliz, diciendo en secreto: El agua unida al vino sea signo, y le presenta el cáliz al sacerdote. La preparación del cáliz y la infusión del vino y del agua pueden también hacerse en la credencia. Si se emplea el incienso, el diácono ayuda al sacerdote en la incensación de las ofrendas y de la cruz y del altar, y luego él o el acólito inciensa al sacerdote y al pueblo (IGMR 178).

  • Durante la Plegaria Eucarística, el diácono está en pie junto al sacerdote, un poco retirado respecto de él para ayudar, cuando hace falta, en lo relativo al cáliz o al misal.

Desde la epíclesis hasta el momento de la elevación del cáliz, el diácono ordinariamente permanece arrodillado. Si están presentes muchos diáconos, uno de ellos durante la consagración puede poner el incienso en el incensario e incensar en el momento de la elevación de la hostia y del cáliz (IGMR 179).

  • Para la doxología final de la Plegaria Eucarística, de pie al lado del sacerdote, tiene el cáliz elevado, mientras aquél eleva la patena con la hostia hasta el momento en que el pueblo haya aclamado Amén (IGMR 180).

  • Una vez que el sacerdote haya dicho la oración de la paz y: La paz del Señor esté siempre con ustedes, y el pueblo haya respondido: Y con tu espíritu, el diácono, si se practica este rito, hace la invitación a la paz diciendo, con las manos juntas y dirigido hacia el pueblo: Dense fraternalmente la paz. Él la recibe del sacerdote y puede ofrecerla a los otros ministros más cercanos (IGMR 181).

  • Terminada la comunión del sacerdote, el diácono recibe del sacerdote la Comunión bajo las dos especies, y luego ayuda al sacerdote a distribuir la comunión al pueblo. Si la comunión se da bajo dos especies, él ofrece el cáliz a los que van comulgando y, terminada la distribución, inmediatamente consume junto al altar toda la sangre de Cristo remanente con la ayuda, si es necesario, de otros diáconos y presbíteros (IGMR 182). En ausencia de otros ministros puede ser auxiliado por ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión (SSV 37) 19.

  • Terminada la comunión, el diácono vuelve al altar con el sacerdote. Recoge las partículas, si las hay, y luego lleva el cáliz y los demás vasos sagrados a la credencia, y allí los purifica y ordena como de costumbre, mientras el sacerdote ha vuelto a su sede. Sin embargo, se puede también dejar los vasos decentemente cubiertos en la credencia sobre el corporal y purificarlos inmediatamente después de la Misa, una vez despedido el pueblo (IGMR 183).

Rito de Conclusión
  • Dicha la Oración después de la Comunión, el diácono da breves avisos al pueblo, si hay que darlos, a no sere que prefiera hacerlo personalmente el sacerdote (IGMR 184).

  • Si se usa la oración sobre el pueblo o la fórmula de bendición solemne, el diácono dice: Inclínense para recibir la bendición. Una vez dada la bendición por el sacerdote, el diácono se encarga de despedir al pueblo diciendo, con las manos juntas y dirigido al pueblo: Pueden ir en paz (IGMR 185).

  • Luego, juntamente con el sacerdote, venera el altar besándolo, y haciendo una inclinación profunda 20, se retira en el mismo orden en que había llegado (IGMR 186).


Notas
  1. Para las citas de la IGMS se utiliza: ORDENACION GENERAL DEL MISAL ROMANO. Institutio Generalis Missalis Romani; Tercera Edición típica, Incluyendo las adaptaciones para las diócesis de los Estados Unidos de América. Edición provisional para estudiar. LTP, Chicago, Ill. EUA, 2003

  2. “…en la Misa se dispone la mesa, tanto de la Palabra de Dios como del Cuerpo de Cristo en la que los fieles encuentran el mensaje y el alimento cristiano…”.

  3. “La postura uniforme, seguida por todos los que toman parte en la celebración, es un signo de unidad de los miembros de la comunidad cristiana congregada para la sagrada Liturgia, ya que expresa y fomenta al mismo tiempo la unanimidad de los participantes”.

  4. “Reunido el pueblo, mientras entra el sacerdote con el diácono y los ministros, se da comienzo al canto de entrada. El fin de este canto es abrir la celebración, fomentar la unión de quienes se han reunido…”.

  5. “También como parte de la celebración ha de guardarse en su tiempo silencio sagrado” (45). “…En ella son convenientes también unos breves espacios de silencio…” (56).

  6. “Téngase por consiguiente, en gran estima el uso del canto en las celebraciones…; que no falte el canto de los ministros y del pueblo en las celebraciones que se llevan a cabo los domingos y fiestas de precepto” (40). “…Misa con el pueblo…; conviene que, mientras sea posible se tenga esta celebración con canto y con el número adecuado de ministros…” (115).

  7. “Si están presentes muchos que pueden ejercitar un mismo ministerio, nada impide el que se distribuyan…, pueden éstas distribuirse entre diversos lectores…”

  8. “Es muy de desear que los fieles participen, como está obligado a hacerlo el mismo sacerdote, del Cuerpo del Señor con Hostias consagradas en esa misma Misa…” (85); “La Comunión tiene sentido de signo más pleno cuando se hace bajo las dos especies…” (281); “…Conviene que el pan eucarístico se haga en tal forma que el sacerdote pueda realmente partir la hostia en partes diversas y distribuirlas, al menos a algunos fieles…” (321).

  9. “Se debe procurar de manera particular que los libros litúrgicos, sobre todo el Evangeliario y el Leccionario, que se destinan a la proclamación de la Palabra de Dios y por eso gozan de una particular veneración, sean en la acción litúrgica realmente signos y símbolos de las cosas celestes, y por tanto verdaderamente dignos, decorosos y bellos”.

  10. “Para la celebración de la Eucaristía el pueblo de Dios se congrega generalmente en la iglesia…”.

  11. “Constrúyase el altar separado de la pared, de modo que se le pueda rodear fácilmente y la celebración se pueda hacer de cara al pueblo.”.

  12. “La dignidad de la palabra de Dios exige que en la iglesia haya un sitio conveniente para su anuncio, hacia el que, durante la liturgia de la palabra, se vuelve espontáneamente la atención de los fieles… El ambón, según la estructura de cada iglesia, debe ser de tal naturaleza, que permita al pueblo ver y oír bien a los ministros ordenados y a los lectores”.

  13. “La sede del sacerdote celebrante debe significar su oficio de presidente de la asamblea y de director de la oración…, su puesto más adecuado será de cara al pueblo, al fondo del presbiterio… Evítese toda apariencia de trono…”.

  14. “…o en alguna capilla apta para la adoración y oración privada de los fieles, que esté conectada orgánicamente con la iglesia y sea visible para los fieles”.

  15. “…Si el tabernáculo con el Santísimo Sacramento está en el presbiterio, el sacerdote, el diácono y los demás ministros hacen genuflexión cuando llegan al altar y cuando se retiran de él, pero no durante la celebración de la Misa…”.

  16. Véase Pablo VI, Carta Apostólica, Sacrum diaconatus ordinem, AAS 59(1967), 697-704; Roman Pontifical, De Ordinatione Episcopi, presbyterorum et diaconarum, editio typica altera, 1989, n. 173.

  17. “para el diácono: el alba, la estola y la dalmática. Esta última, por necesidad o por grado inferior de solemnidad, puede omitirse”.

  18. Nota del corrector: se repite este número aunque no es necesario dado que ya fue citado anteriormente en el mismo sentido. Únicamente se hace por seguir el texto en inglés.

  19. Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos de América, El Sacrificio Santo y Vivo [SSV] (Junio del 2001).

  20. Si hay un tabernáculo en el presbiterio, todos hacen una genuflexión.

 



By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue