Print | Share | Calendar | Diocesan Locator
|   Go to English versionIN ENGLISH
FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  
 

Forma Extraordinaria de la Misa

 

Los documentos más antiguos que describen la Eucaristía muestran diferencias en la forma en que esta se celebraba de una región a otra. La Eucaristía se celebraba de manera diferente en cada uno de estos lugares centrales de la Iglesia desde los primeros siglos: Roma, Jerusalén Alejandría, Antioquía, Milán, las Galias. Sin embargo, nunca se dudó que era la misma Eucaristía, el mismo sacrificio, la misma fe y la misma fundación apostólica a la base de todo esto. Aún en las regiones de Rito Romano, han existido variaciones considerables en la celebración de la Misa a través de los siglos. El Concilio de Trento apoyó algunas de estas diversidades al mismo tiempo que llamó a una mayor centralización al promover uniformidad. Desde el siglo cuatro hasta el veintiuno, los Papas han hecho cambios para adaptar o reformar el Rito Romano. Todos estos cambios no han de verse con "la hermenéutica de discontinuidad y ruptura" sino dentro de "la hermenéutica de reforma, de renovación en continuidad", como nos enseñó el Papa Benedicto XVI.

A la luz de todo esto, el Beato Juan Pablo II, con el indulto especial Quattuor abhinc annos promulgado por la Congregación para el Culto Divino en 1984, concedió la facultad bajo ciertas condiciones para restaurar el uso del misal promulgado por el Beato Juan XXIII [en 1962]. Juan Pablo II también promulgó el motu proprio Ecclesia Dei en 1988 en el cual establecía una comisión para la supervisión pastoral de aquellos católicos quienes se mantienen apegados a la celebración de la Misa según el Missale Romanum de 1962. En el 2007, el Papa Benedicto XVI promulgó otro motu proprio, Summorum Pontificum, el cual expandía y simplificaba los permisos para celebrar toda la liturgia según las normas de 1962. El Papa clarificó que el misal de 1962 y el misal del 2008 son, los dos, formas legítimas del mismo Rito Romano, llamadas forma extraordinaria y forma ordinaria respectivamente.

Esta carta apostólica intenta:

a. ofrecer a todos los fieles la liturgia romana en el Usus Antiquior [uso antiguo], considerada como un tesoro precioso para preservar;

b. garantizando y asegurando con efectividad el uso de la forma extraordinaria para todos cuanto la pidan, dado que el uso de la liturgia romana de 1962 es una facultad concedida generosamente por el bien de los fieles y por lo tanto ha de ser interpretada en un sentido favorable a los fieles, a quienes se les dirige principalmente;

c. promover reconciliación en el corazón de la Iglesia.

Por lo tanto el Papa exhortó a toda la Iglesia, "abramos generosamente nuestro corazón y dejemos entrar todo a lo que la fe misma ofrece espacio". Cualquier sacerdote de la Iglesia latina, siempre y cuando tenga por lo menos el mínimo conocimiento de las rubricas y de la lengua,  puede, sin permiso adicional de la Santa Sede o de su Ordinario, celebrar la forma extraordinaria del Missale Romanum en una misa celebrada sin el pueblo en cualquier momento menos durante el Triduo Pascual. Si los fieles desean unirse a estas celebraciones pueden hacerlo. En parroquias donde hay un grupo establecido de fieles apegado a la forma extraordinaria de la Misa, pueden pedir tal celebración al parroco, quien ha de mostrarse dispuesto en apoyar esta petición.

En la forma extraordinaria puede usarse una edición del Leccionario de la Misa en lengua vernácula siguiendo el calendario de 1962.  La Pontificia Comisión Ecclesia Dei estudiará la integración eventualmente de nuevos santos y de algunos prefacios del misal de la forma ordinaria en el misal de la forma extraordinaria.

En el 2011 la Pontificia Comisión Ecclesia Dei promulgó la instrucción Universae Ecclesiae, la cual especificó aún más el uso y regulaciones de la forma extraordinaria. Esta instrucción tiene que ver con la competencia de los obispos diocesanos, el significado de "un grupo estable de fieles", las cualificaciones del sacerdote celebrante, algunos asuntos de disciplina litúrgica y ecclesiástica, el uso de los otros sacramentos, incluyendo la confirmación y el orden sagrado, el uso del Breviarium Romanum, el Triduo Pascual, los ritos de las ordenes religiosas, y el uso del Pontificale Romanum y del Rituale Romanum.

No es seguro que nos traerá el futuro, pero por el presente se espera que estas dos formas del mismo Rito Romano provean un mutuo enriquecimiento espiritual para los fieles y promueva la comunión de toda la Iglesia como expresión de unidad en la diversidad.

Para más información sobre la forma extraordinaria



By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue