Print | Share | Calendar | Diocesan Locator
|   Go to English versionIN ENGLISH
FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  
 

¿Qué es la Oración?

 

La oración es la elevación del alma a Dios o la petición a Dios de bienes convenientes” (San Juan Damasceno, Catecismo 2559).|

Dios nos invita a entrar en una relación con Él que es a la vez personal y se vive en comunidad. Él nos habla a través de su hijo, Jesucristo, la Palabra-hecha-carne. La oración es nuestra respuesta a Dios quien nos habla o, mejor aún, se revela Él mismo a nosotros. Por lo tanto, la oración no es simplemente un intercambio de palabras, sino que involucra al ser de toda la persona en una relación con Dios el Padre, a través de su Hijo, y en el Espíritu Santo.

 ¿Cómo oro?

En el Catecismo de la Iglesia Católica (# 2623-2649) se encuentran varias formas de oración. Estas formas incluyen la oración de bendición o de adoración, la oración de petición, la oración de intercesión, la oración de acción de gracias, y la oración de alabanza.

¿Qué es meditación?

La meditación es una práctica cristiana de oración que data desde la época de la iglesia primitiva. El Catecismo indica que: La “meditación es sobretodo una búsqueda. El espíritu trata de comprender el porqué y el cómo de la vida cristiana, para adherirse y responder a lo que el Señor pide”.

Meditando en los evangelios, las imágenes sagradas, los textos litúrgicos, las escrituras espirituales, o “el gran libro de la creación,” hacemos nuestro lo que es de Dios. “Según sean la humildad y la fe, se descubren los movimientos que agitan el corazón y se les puede discernir. Se trata de hacer la verdad para llegar a la luz: “Señor, ¿qué quieres que haga?” (Catecismo 2705-2706).

La meditación es una forma esencial de oración cristiana, especialmente para aquellos que están intentando contestar la pregunta vocacional, “Señor, ¿qué quieres de mí?”

Meditando en la Sagrada Escritura

La lectura espiritual de las Sagradas Escrituras, especialmente de los evangelios, es una forma importante de meditación. Esta lectura espiritual tradicionalmente se llama lectio divina o lectura divina. Lectio Divina es oración basada en las Escrituras.

¿Cómo podemos orar sobre las Sagradas Escrituras?

  1. El primer elemento de este tipo de oración es la lectura (lectio): se toma un breve pasaje de la Biblia, de preferencia un pasaje del Evangelio y se lee cuidadosamente, tal vez tres o más veces; deja que la lectura realmente se profundice en ti.

  2. El segundo elemento es la mediación (meditatio). A través del uso de tu imaginación vive la escena Bíblica con el fin de "ver" la escena, a las personas, y como se desarrolla la acción.Es a través de este proceso de mediación que descubrirás el texto y su significado en tu vida.

  3. El siguiente elemento es la oración (oratio) o tu respuesta personal al texto: pidiendo gracias, ofreciendo alabanzas o acción de gracias y buscando la curación o el perdón. En este compromiso de oración con el texto, se abre el ser de la persona a la posibilidad de la contemplación.

  4. La contemplación (contemplatio) es una mirada dirigida hacia Cristo y a las cosas de Dios. A través de la acción de Dios, tú recibes la gracia para sobrepasar la meditación y llegar a un estado de ver o experimentar el texto como misterio y realidad. En la contemplación, entras en un contacto íntimo con el Uno que e stá detrás y más allá del texto.

  5. Si no hay Biblia, no hay desayuno, si no hay Biblia no hay cama. ¡Mantente siempre concentrado en la Palabra



By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue