Print | Share | Calendar | Diocesan Locator
|   Go to English versionIN ENGLISH
FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  

Esquemas de lecciones

Ciudadanos fieles: Esquemas de lecciones para escuelas de primaria - Introducción
Esquema de lección A - Escuelas de primaria
Esquema de lección B - Escuelas de primaria
Esquema de lección C - Escuelas de primaria
Esquema de lección D - Escuelas de primaria
Esquema de lección E - Escuelas de primaria
Esquema de lección F - Escuelas de primaria
.
 

Esquema de lección B - Escuelas de primaria

 

Tema: Formando la conciencia

Materiales necesarios

  • Hojas grandes de papel (o tablero blanco) y marcadores. Quizás quiera escribir con antelación las citas de Ciudadanos fieles en las hojas de papel.
  • Biblia, colocada reverentemente, y vela, si es posible
  • Una brújula

Reuniéndose

El primer objetivo de la primera actividad es crear un ambiente de bienvenida y hospitalidad. El segundo objetivo es comenzar la sesión partiendo de la experiencia humana del niño, es decir, con la "historia" del niño. La Biblia, junto a una vela, debería estar colocada en el salón en una posición reverente y de privilegio. Reúnanse alrededor de la Palabra para la oración.

Comience la sesión mostrando la brújula. Dígales a los niños que hoy les ha traído un instrumento especial para que lo vean. Dígales que les hablará de este instrumento especial más tarde pero que, por ahora, usted quiere que lo vean por turnos y se lo pasen de uno a otro en silencio, sin hablar entre ellos.

Oración inicial

Oremos.
Espíritu de Dios,
te damos gracias por haber hecho de nuestros corazones tu hogar.
Ayúdanos a reconocer tu presencia en nosotros.
Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén.

Pida a los estudiantes que se sienten. El catequista toma la Biblia de donde está colocada reverentemente y proclama la lectura. Asegúrese de marcar la lectura con antelación.

Lectura bíblica y diálogo de fe

Proclame la lectura (Romanos 2:14-16):

Lectura de la Carta de san Pablo a los Romanos…

Guarden un breve momento de silencio al terminar la lectura. A continuación, el catequista hace a los niños las siguientes preguntas, o similares:

  • ¿Qué escucharon en esta lectura?

Después de las primeras respuestas de los niños, lea de nuevo la lectura.

Lectura de la Carta de san Pablo a los Romanos…

  • ¿Qué escucharon en esta lectura? (Quizás tenga que releer algunas secciones de la lectura para ayudar a los niños a darse cuenta de la mención que se hace de la "ley").
  • ¿Qué ejemplos de leyes conocen? (Los estudiantes probablemente mencionarán leyes oficiales de su ciudad o reglas de la escuela.)
  • ¿Conocen algún otro tipo de leyes o reglas? ¿Tienen reglas en su familia? ¿Pueden nombrar alguna regla que Dios nos haya dado en la Biblia?

Explíqueles que san Pablo está hablando acerca de una ley que está escrita en nuestro corazón. Pregúnteles:

  • ¿Alguien sabe cómo llamamos a la ley que está escrita en nuestro corazón?

Si nadie lo sabe, explíqueles que la ley que Dios escribe en nuestro corazón se llama "conciencia". Escriba la palabra en el pizarrón o en una hoja grande de papel.

A continuación, saque la brújula que les mostró al principio de la sesión. Pregúnteles:

  • ¿Quién sabe qué es esto?

Si alguien lo sabe, deje que explique lo que es. Quizás tenga que ayudarles, explicándoles que independientemente de donde se encuentre uno, la brújula siempre indica el norte. Es un instrumento que nos ayuda a encontrar nuestro camino o la dirección en la que debemos ir. Explíqueles que la conciencia, es decir, la ley que Dios pone en nuestro corazón, es como una brújula. Nos ayuda a tomar buenas decisiones cuando estamos confundíos o cuando no estamos seguros de lo que debemos hacer.

  • Pregúnteles si alguien puede compartir con el grupo un ejemplo de cuando sintieron que la "ley en su corazón" les indicó lo que tenían que hacer.

Si necesitan ayuda, pregúnteles si alguno de ellos ha encontrado alguna vez algo que no era de él o ella, o si vieron a alguien más joven que ellos lastimarse.

Lectura de Ciudadanos fieles y diálogo

El catequista pasa de la reflexión sobre la Sagrada Escritura al diálogo acerca de la enseñanza de la Iglesia, citando el párrafo 17 de Ciudadanos fieles:

"[L]a conciencia es la voz de Dios que resuena en el corazón humano, revelándonos la verdad y llamándonos a hacer el bien a la vez que a rechazar el mal."

Pregunte a los niños:

  • ¿Qué es la conciencia?
  • ¿Saben automáticamente lo que está bien y lo que está mal nada más nacer o es algo que tienen que aprender?

Explíqueles que tenemos que aprender cómo escuchar nuestra conciencia.

  • ¿Cómo aprendieron lo que está bien y lo que está mal?

Ayude a los estudiantes a entender que la conciencia de una persona se forma con el paso del tiempo. Lo que aprendemos en la clase de religión en la parroquia o la escuela nos ayuda a formar nuestra conciencia. Leer la Biblia nos ayuda a saber lo que está bien y lo que está mal (por ejemplo, la Biblia nos dice que tenemos que cuidar de las personas a nuestro alrededor que son débiles y vulnerables). Los adultos en quienes confiamos, como nuestros padres y maestros, ayudan a enseñarnos lo que dicen la Biblia y la Iglesia, y a cómo rezar y reflexionar. Todo esto nos ayuda a formar nuestra conciencia.

Finalmente, ayude a los niños a ver la relación que existe entre las decisiones individuales y el ámbito público, preguntándoles:

  • ¿Cómo saben los líderes que los representan en el gobierno lo que está bien y lo que está mal?
  • ¿Qué ejemplos me pueden dar de las cosas que los líderes políticos deberían hacer si escuchan su propia conciencia?

Explíqueles que todos estamos llamados a escuchar nuestra conciencia y a ayudar a nuestros líderes a tomar decisiones que reflejen lo que creemos. Por ejemplo, deberíamos recordar a nuestros líderes que deberían intentar proteger a los pobres y vulnerables.

Oración final

Regresen a donde están reunidos los adultos o al círculo de oración.

Saque la brújula que usó en la primera actividad. Colóquela respetuosamente en el centro del lugar de oración, cerca de la Biblia. Una vez que todos se hayan reunido en silencio, proclame la lectura.

Lectura de la Carta de san Pablo a los Romanos … (Romans 2:14-16).

Al terminar la lectura, guarde un momento de silencio. A continuación, termine con esta oración:

Oremos.
Padre celestial, que tu voz en nuestro corazón y las enseñanzas de nuestros padres y maestros nos ayuden a formar nuestra conciencia y a vivir como discípulos fieles.
Te lo pedimos en nombre de Jesús, tu Hijo, por el poder del Espíritu Santo,
un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén. 



By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue