Print | Share | Calendar | Diocesan Locator
|   Go to English versionIN ENGLISH
FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  
 

Juego para Entender la Pobreza y Justicia

 

Objetivo de la lección:

  1. Introducir a los estudiantes las causas fundamentales de la pobreza.

Mensajes principales:

  1. Dios ha dado talentos a cada persona.
  2. La pobreza puede ser el resultado de:
    -Un talento que no da mucho fruto, pero que sin embargo, sigue siendo un talento,
    -Un mal proceso de decisión por parte de un individuo,
    -Accidentes u otras cosas negativas que le suceden a una persona, o
    -Apoyo inadecuado por parte del gobierno o otros sistemas sociales.
  3. Decisiones sobre cómo se recaudan y distribuyen los impuestos. 
  4. El cristianismo nos llama a ayudar a quienes sufren a causa de la pobreza.

Preparación para la lección:

Materiales:

  • Vasos de plástico transparentes, uno para cada estudiante.
  • Una bolsa de frijoles (necesitará unos 1000 frijoles).
  • De 75 a 100 tarjetas de 3x5 pulgadas.
  • Un recipiente lo suficientemente grande como para contener una gran cantidad de frijoles.


Antes de la lección:

  1. Rellene los vasos con frijoles. Déle a cada estudiante un vaso.
    • Si tiene 25 estudiantes, rellene:
      5 vasos con 100 frijoles
      5 vasos con 80 frijoles
      5 vasos con 60 frijoles
      5 vasos con 40 frijoles
      5 vasos con 20 frijoles
    • Si tiene más, o menos, de 25 estudiantes, entonces mantenga un porcentaje similar. Para esta actividad no es necesario mantener una cantidad exacta, simplemente asegúrese de que haya una variedad suficiente.
  2. Haga tres "barajas" con las tarjetas de 3x5 pulgadas.
    • Si tiene 25 estudiantes, escriba en una baraja:
      "100 frijoles" en 5 tarjetas
      "80 frijoles" en 5 tarjetas
      "60 frijoles" en 5 tarjetas
      "40 frijoles" en 5 tarjetas
      "20 frijoles" en 5 tarjetas
    • Haga otra baraja de tarjetas de 3x5 pulgadas. En esta baraja escriba:
      "10 frijoles" en 5 tarjetas
      "5 frijoles" en 5 tarjetas
      "0 frijoles" en 5 tarjetas
      "-5 frijoles" en 5 tarjetas
      "-10 frijoles" en 5 tarjetas
    • En una tercera baraja, escriba:
      "10 frijoles" en 5 tarjetas
      "5 frijoles" en 5 tarjetas
      "0 frijoles" en 2 tarjetas
      "-5 frijoles" en 5 tarjetas
      "Pérdida total" en 3 tarjetas

La lección:

  1. Pida a los estudiantes que se sienten formando un círculo.

  2. Guíeles en una conversación sobre los talentos. Pídales que den ejemplos de sus talentos. Quizás digan: “cantar”, “jugar al fútbol”, “enseñar”, “ser buena persona”, “estudiar”, etc.

  3. Ayúdeles a comprender que a medida que nos hacemos más mayores nos pagan por nuestros talentos. Dígales que Dios da un talento a cada persona, pero que algunos talentos llevan a ganar más dinero que otros. Pídales, de nuevo, que den algunos ejemplos. Les podría decir que alguien puede tener el talento para ser maestro, pero que si usted puede encestar tan bien como lo hacen LeBron James o Steve Nash, entonces usted ganará mucho más dinero jugando al baloncesto que siendo maestro.

  4. Ayúdeles a comprender que para Dios todos los talentos son valiosos. Otra cosa es cómo la sociedad recompensa esos talentos. Algunos estudiantes son mejores estudiantes que otros. A quienes no lo sean, Dios les ha dado otros talentos.

  5. Ahora está listo para distribuir las primeras tarjetas, las que tienen de 20 a 10 frijoles escritas en ellas. Dígales que cada tarjeta representa el valor que la sociedad da al talento que Dios les ha dado. Los frijoles, a diferencia de billetes de mentiras, son un símbolo neutral. 

  6. Reparta las tarjetas. Esto significa que los talentos son algo que recibimos de Dios, y no algo que nos hemos ganado. Si quiere, baraje las tarjetas antes de entregarlas.

  7. A continuación, reparta a los niños los correspondientes vasos con frijoles. Hacemos esto para que los estudiantes vean de verdad quién tiene más frijoles que los demás.

  8. A continuación, dirija un diálogo sobre las decisiones que toma la gente, decisiones que hacen que aumenten o disminuyan sus talentos. Los estudiantes dirán cosas como: “Elijen ir a la Universidad, lo que aumentará su talento” o “elijen tomar drogas, lo que disminuirá su talento”. El objetivo es simplemente que entiendan que tenemos libertad a la hora de tomar decisiones. Y hay quienes toman decisiones que los llevan a la pobreza. No todos los pobres son víctimas; algunos de ellos lo son debidos a las decisiones que tomaron ellos mismos.

  9. Tome el siguiente juego de tarjetas y barájelas. Ofrézcaselas a los estudiantes para que cada uno elija una sin mirar. Esto simboliza algo que ellos eligen, y no algo que se les dio. Las tarjetas con diez o cinco frijoles representan que la persona tomó una decisión que aumentó su talento original. Las tarjetas con fríjoles en negativo representan decisiones que disminuyeron su talento. Las que tienen un cero significan que no hicieron nada con su talento. Indíquele a los estudiantes que añadan o substraigan fríjoles de sus vasos según les corresponda.

  10. El último juego de tarjetas representa “lo que les sucedió a ustedes sin tener la culpa”. Pídale a los niños que, nuevamente, den ejemplos como: “Un accidente de carro que te deja discapacitado”, “un amigo tuyo te consigue un puesto de trabajo”, “el fallecimiento de un padre” o “un divorcio”. Si quiere, ofrézcales ejemplos. Esto es para enseñarles que algunas personas son pobres sin tener ellos la culpa. Tome el último juego de tarjetas y distribúyalas a los estudiantes. Entregárselas de esta manera simboliza que ellos no tomaron esa decisión. La carta de “Pérdida total” representa algo tan trágico que te destroza tanto física como económicamente, como por ejemplo, un accidente que te deja paralizado.

  11. Añada o substraiga rápidamente los frijoles que les corresponda a cada estudiante. A continuación, pídale a cada uno que diga en voz alta cuantos fríjoles tienen en su vaso, de manera que todos se den cuenta de la disparidad que existe. Debería haber estudiantes con 120 fríjoles, otros con sólo 10, y otros con otras cantidades intermedias.

  12. Coloque un recipiente en el centro del círculo y describa o pregunte a los estudiantes en qué se gastan nuestros impuestos: carreteras, cárceles, servicios sociales, escuelas públicas, etcétera. Dígales que usted necesita 400 fríjoles (o aproximadamente 1/3 de los que haya repartido) para ponerlos en un recipiente común y así poder pagar por esos servicios. Pregúnteles quién debería pagar esos 400 fríjoles. ¿Qué sería lo más justo? Si todos dieran la misma cantidad, 15 fríjoles por ejemplo, habría algunos estudiantes que lo perderían todo y otros que se quedarían con muy pocos. ¿Es justo pedir a cada estudiante que dé el mismo porcentaje de frijoles? Esto es simplemente un diálogo para ver cómo los estudiantes determinan lo que es justo.

  13. Una vez que hayan decidido cómo conseguir los 300 fríjoles para el recipiente común, dígales que hay más necesidades que las que pueden cubrir los fríjoles. ¿Cómo se decide qué necesidades atender? ¿Reducen el gasto de las cárceles para poder adjudicar más dinero al cuidado sanitario de los ancianos? ¿Recortan la ayuda a las escuelas públicas para ayudar a los niños sin familias? El objetivo de este diálogo es ayudar a los niños a darse cuenta que las decisiones sobre presupuestos no son siempre fáciles de tomar. También les debería ayudar a comenzar a articular su propio sistema de valores. ¿En qué valores basan sus decisiones? 

  14. Pregunte a los niños, basándose en el juego de los frijoles, si pueden identificar las causas de la pobreza. Muchos niños darán ejemplos en lugar de una categoría abstracta. Por ejemplo: “Una persona decide tomar drogas”, en lugar de decir: “Malas decisiones”; u otro estudiante puede decir: “Alguien tuvo un accidente y quedó paralítico”, en lugar de decir: “A algunas personas les suceden malas cosas”.

    Guíe a los estudiantes para que den ejemplos de las siguientes cuatro categorías:
    1)    Un talento que no es bien remunerado. Ejemplo: Trabajar a tiempo completo en un restaurante de comida rápida puede ser lo que mejor puede hacer esta persona.
    2)    Tomar malas decisiones. Ejemplo: Decidir dejar la escuela antes de terminar la secundaria.
    3)    A la gente les suceden malas cosas. Ejemplo: padres que no saben educar bien a sus hijos o una enfermedad muy seria.
    4)    El gobierno o el sistema social no ofrece la ayuda suficiente. Ejemplo: un discapacitado recibe sólo la ayuda suficiente como para sobrevivir; o el sistema de salud es demasiado caro y por eso mucha gente decide no tener seguro.

  15. A continuación, pregunte a los estudiantes a cuál de los cuatro grupos de pobreza diferentes tenderían a ayudar y a cuál no. Algunos quizás digan que tenderían a ayudar a los pobres que no tienen la culpa de serlo y que tenderían a no ayudar a quienes son pobres por culpa propia. Entonces usted podría guiar un diálogo sobre qué se debería hacer por los pobres que lo son por culpa propia, ya que creemos que estos también son hijos de Dios. La Iglesia nos enseña que debemos ser compasivos también para con ellos. Algunos adultos puede que tiendan a agrupar a TODOS los pobres en el grupo de “pobres por culpa propia”. Con suerte, esta lección enseñe a los estudiantes otras causas de la pobreza y que debemos ser caritativos hacia todos los pobres. Esta lección también les presenta los conceptos de los impuestos y el bien común.

 



By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue