Statement

Sugerencias para educadores de religión

Year Published
  • 2020
Language
  • English

Los programas de educación religiosa acerca de Ciudadanos fieles pueden ser tan sencillos o elaborados como decida el director de educación religiosa o el catequista. Se pueden incorporar a lo largo de varias semanas y meses, o ser el enfoque de una sesión o parte de una, dependiendo del tiempo disponible que exista.

Es importante para adultos y niños que estén familiarizados con algunas de las ideas claves de la enseñanza social católica que dan forma a cómo abordamos los asuntos políticos y las campañas. Para hacer esto, es útil haber ya compartido con ellos en sesiones anteriores los siete temas de la enseñanza social católica, o la serie de videos CST101, que resume estos temas.


Actividades para niños pequeños y mayores

Para niños pequeños

  1. Coordine un diálogo sobre la fe y la responsabilidad política. Pídale a los niños que piensen acerca de las próximas elecciones y, a continuación, hágales las siguientes preguntas:
    • ¿Cómo creen que Dios ve a la gente? ¿Cómo nos ayuda esto a que tratemos mejor a las demás personas?
    • ¿Qué necesita la gente para vivir una vida digna?
    • ¿Qué hace que alguien sea un buen líder?
    • ¿Por qué creen que la Iglesia enseña que votar es algo importante que tienen que hacer los católicos adultos?
  2. Organice un concurso de carteles o pídale a sus estudiantes que hagan un dibujo que ilustre el tema: “Ama a tu prójimo: ¡Vota!”. Cuelgue los dibujos o los carteles en el centro parroquial.
  3. Use el ejemplo de esquema y materiales para una sesión catequética sobre Ciudadanos fieles para estudiantes de primaria que aparece en la sección Parroquiales y escuelas de la página Web de Ciudadanos fieles.
  4. Para ayudar a los padres de familia a entender de lo que se está dialogando con sus hijos, envíeles a casa una copia del Parte 1 y Parte 2 del resumen titulado El reto de formar la conciencia para ser ciudadanos fieles, así como de la “Guía familiar de Ciudadanos fieles”.


Para adolescentes y jóvenes

  1. Pídale a la clase que identifique un tema de política pública que se esté discutiendo en la campaña electoral o en las noticias. Dirija un diálogo sobre cómo los católicos pueden tratar ese tema a la luz de nuestra fe.
  2. Pida a cada estudiante que identifique un tema de política pública en el que esté interesado (Si es necesario, ponga a disposición de los niños periódicos, revistas o acceso a Internet). Los jóvenes pueden escribir una oración por quienes se vean afectados por el tema en cuestión, por los legisladores y por los ciudadanos que – como los estudiantes mismos- están llamados a tratar con el tema.
  3. La sección de “Ideas para los ministros juveniles” ofrece muchas actividades relevantes para jovenes.
  4. Pueden encontrar esquemas y materiales para sesiones catequéticas sobre Ciudadanos fieles para estudiantes de séptimo y octavo de primaria y para estudiantes de secundaria, en la sección Parroquiales y escuelas de la página Web de Ciudadanos fieles.


Formación de fe para adultos

  1. Incluya en cada boletín parroquial un mensaje sobre la responsabilidad cívica.
  2. Distribuya Parte 1 y Parte 2 del resumen titulado El reto de formar la conciencia para ser ciudadanos fieles un domingo en todas las Misas.
  3. Distribuya el inserto para boletines sobre cómo formar su conciencia en inglés y español .
  4. Distribuya o anuncie la Guía familiar de Ciudadanos fieles. Los adultos a menudo aprenden mejor cuando enseñan a sus hijos.
  5. Organice un programa de educación para adultos sobre Ciudadanos fieles. Invite a alguien a que haga una presentación. Use la guía para el diálogo para promover la conversación. Si necesita ideas sobre a quién invitar a dar la presentación, póngase en contacto con el director diocesano de acción social, del comité a favor de la vida o con la conferencia de obispos católicos de su estado.
  6. Anime a las pequeñas comunidades de fe a que usen los Esquemas de sesiones para pequeñas comunidades de fe.
  7. Para el programa RICA, use el recurso sobre Predicación y enseñanza a partir del Leccionario sobre la enseñanza social católica para generar discusión sobre la enseñanza social católica y la conexión entre nuestra fe y la vida pública.

Suguerencias generales para catequistas

Promover la ciudadanía, pero evite el partidismo—Los líderes y el personal de la parroquia juegan un papel muy importante en la promoción de Ciudadanos fieles. Sin embargo, no es apropiado que los representantes de la parroquia promuevan posiciones partidistas respecto a candidatos o partidos políticos específicos. Para más información, vea “Que hacer y que no hacer: Pautas para la responsabilidad política.

Inculcar el mensaje de Ciudadanos fieles en lo que usted ya está haciendo

Oraciones y liturgias: Las oraciones iniciales y finales de las sesiones catequéticas pueden incluir intenciones generales y especiales por quienes corren peligro, por los que sufren a causa de las injusticias, por los líderes políticos que toman decisiones importantes y, cuando se acerquen las elecciones, por quienes votarán para elegir a nuestros líderes.

Clases habituales de educación religiosa: Además de ofrecer sesiones enfocadas específicamente en la doctrina de la Iglesia en materia de responsabilidad cívica, quienes imparten educación religiosa pueden incluir este tema en otras sesiones. Por ejemplo, una sesión acerca de las obras corporales de misericordia puede analizar el por qué la gente necesita de nuestra misericordia, cómo las políticas públicas los afectan y por qué es importante para nosotros que participemos en la formación de una sociedad más justa y compasiva. Clases sobre la Santísima Trinidad pueden recordarnos que somos creados como seres sociales a imagen y semejanza de Dios y pueden tratar sobre cómo esto nos lleva a creer que participar en la vida social, económica y política es nuestro derecho y deber.

Aprovechar las oportunidades: Mientras que el periodo electoral ofrece las oportunidades más obvias para tratar el mensaje de Ciudadanos fieles, hay otros acontecimientos que también son aptos para dialogar sobre este tema. Una marcha local a favor de la vida, un “día de lobby” promovido por una red diocesana o legislativa estatal pueden llevar tanto al diálogo como a la acción, de acuerdo con la tradición católica de participar en la vida pública.

Expandir sus actividades de defensa: Muchos programas de educación religiosa hacen un buen trabajo a la hora de hacer participar a los niños y adultos en sus campañas de servicio a los necesitados. Se les anima —y a veces se les requiere— a que recolecten alimentos para los centros de beneficencia, juguetes durante las navidades para los niños necesitados, ropa y otros objetos para quienes no tienen hogar y a que realicen otros actos de servicio. Sin embargo, muchos programas de educación religiosa no hacen participar eficazmente a los estudiantes y a sus familias en el trabajo de defensa y la educación sobre la responsabilidad política. Es importante enseñar a los niños y adultos que votar y ayudar a formar políticas que protejan la vida humana y promuevan la justicia y la paz son parte de lo que significa ser un católico activo. Una manera eficaz de hacer esto es ofreciendo a los adultos oportunidades de participar en una red legislativa diocesana. Tanto los jóvenes como los adultos pueden aprender mucho al participar de los “días de lobby” patrocinados por las conferencias de obispos católicos estatales o al investigar y escribir cartas a quienes tienen el poder para tomar decisiones acerca de temas de justicia y paz. Para más ideas sobre la educación de votantes en las parroquias e información permanente de oportunidades de defensa, contacte su oficina diocesana de acción social o pro-vida, su conferencia católica estatal o visite la página web de acción de la USCCB.

Conectar nuestra tradición de servicio con nuestra tradición de participación en la vida cívica: Algunos de los mejores lugares desde donde empezar a enseñar acerca de la tradición católica en materia de responsabilidad cívica son las actividades de servicio comunitario en las que los parroquianos ya están involucrados. Los catequistas pueden animar a los feligreses a realizar análisis sociales, mediante los cuales examinen las causas subyacentes de los problemas inmediatos que su servicio comunitario está intentando remediar. Por ejemplo, cuando las clases de educación religiosa recojan alimentos para quienes están hambrientos, los catequistas pueden preguntar por qué la gente pasa hambre y qué oportunidades nos ofrece nuestra sociedad para que cambiemos esas condiciones que causan el hambre. Cuando los feligreses donen bienes o dinero a las misiones en países en vías de desarrollo, el boletín parroquial u otro folleto puede animarlos a que reflexionen acerca de cómo la política de Estados Unidos puede agravar o aliviar la pobreza en otras partes del mundo.

Hacer lo que pueda hacer: Los esfuerzos por compartir la tradición de la Iglesia en materia de responsabilidad cívica pueden ser tan sencillos como hacer un par de preguntas durante una clase o tan sofisticados como una campaña de educación electoral para toda la parroquia. El primer paso para la mayoría de los catequistas y directores de educación religiosa es familiarizarse con el mensaje básico mediante la lectura de la declaración de los obispos y el folleto que lo resume. Decidan después qué es lo que pueden hacer realistamente en su propio contexto, y hacer tanto como puedan para entrelazar este mensaje en sus programas de educación religiosa.