FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  

Sanación después de un aborto

life matters

  • Si tú o alguien que conoces ha participado en un aborto, hay ayuda confidencial y sin prejuicios:
Lectio Divina Book Book Order of Baptism Preorder ad CCCE 2019 Montage Image Book  - Rebuking the Devil
 

Foro Asuntos de Vida: La alegría es fruto de la misericordia

 

Mary McClusky

10 de abril de 2015


"Sentí que había cometido un pecado imperdonable."

Muchas mujeres que han tenido un aborto dicen cosas como estas. A menudo sienten una profunda vergüenza, arrepentimiento, sufrimiento o desesperanza. Quizás les cuesta mucho aceptar que Dios las ama, y por lo tanto se alejan de la ayuda espiritual y psicológica que la Iglesia ofrece y del bálsamo curativo de los sacramentos.

El Papa Francisco tiene un mensaje para estas madres que sufren y para todas las personas que se han visto involucrados en un aborto: se puede encontrar gran alegría en la misericordia y el amor inquebrantables que Dios siente por nosotros que somos pecadores. Hace poco el Papa convocó la celebración de un Año Santo Extraordinario: Jubileo de la Misericordia, del 8 de diciembre de 2015 al 20 de noviembre de 2016. Al anunciarlo, dijo: “Estoy convencido de que toda la Iglesia, que tiene una gran necesidad de recibir misericordia, porque somos pecadores, podrá encontrar en este Jubileo la alegría para redescubrir y hacer fecunda la misericordia de Dios, con la cual todos estamos llamados a dar consuelo a cada hombre y a cada mujer de nuestro tiempo”.

En su homilía de la Vigilia Pascual, el Papa Francisco reflexionó sobre el desafío de hallar alegría a pesar de la experiencia del pecado. Describió cómo las mujeres que ingresaron al sepulcro de Jesús esa mañana de Pascua entraron al misterio del sufrimiento, de la muerte y de la Resurrección de Cristo. Enfrentaron la realidad de la muerte y de su propia existencia como pecadoras necesitadas del perdón de Dios. Al mismo tiempo, hallaron su amor, que es más grande que el más grande de los pecados. El poder de la Resurrección nos concede la valentía de enfrentar nuestros pecados, confesar nuestros errores y luego recibir con humildad el perdón de Dios y aceptar la alegría que es fruto de la nueva vida en Cristo.

Aceptar la misericordia de Dios le dio felicidad a “Sofía”* en su camino de curación después de un aborto. “A medida que fui entrando en el misterio de los designios de Dios, recuperé la paz. Esa sensación de paz me ha concedido alegría verdadera y nueva esperanza en el futuro”, dijo.

El hincapié del Papa Francisco en la misericordia nos desafía no solo a aceptar la misericordia de Cristo como lo hizo “Sofía”, sino también a ser misericordiosos con los demás. Una hermosa manera de responder a su llamado es ser conscientes de las necesidades particulares de quienes sufren a causa de un aborto, e intentar ayudarlos. Si sabes de alguien que sufre a causa de un aborto, escúchalo atentamente y sin prejuicios. Reza para ver a Cristo en las madres, padres, abuelos, hermanos y otras personas que fueron afectadas por un aborto, y háblales sobre la misericordia de Dios con amor y ternura. Ofréceles esperanza de recibir alivio para su dolor y sufrimiento, y comparte información sobre dónde encontrar ayuda cerca. El Proyecto Raquel, el ministerio curativo diocesano posaborto de la Iglesia en Estados Unidos, ofrece ayuda confidencial y libre de prejuicios: consulta el mapa de la sección “Busca ayuda” en www.esperanzaposaborto.com (en inglés: www.hopeafterabortion.com). Estas páginas digitales incluyen oraciones, relatos sobre abortos, investigaciones y otra información útil.  

Que durante este tiempo de Pascua y el Año Jubilar de la Misericordia, cada uno de nosotros halle en el misterio de la misericordia de Dios la esperanza y el consuelo que necesite. Y que Dios nos empodere para ser misericordiosos y compartir la esperanza y la ayuda disponible, de modo que los que sufren las secuelas de un aborto también puedan hallar alegría en el hermoso regalo de la misericordia.

*Se ha cambiado el nombre para proteger la confidencialidad.



Mary McClusky es directora adjunta del Desarrollo del Ministerio del Proyecto Raquel en el Secretariado de Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos. Si tú o alguien que conoces está sufriendo a causa de un aborto, puede hallar ayuda confidencial y libre de prejuicios.

Visita Proyecto Raquel en www.esperanzaposaborto.com (en inglés: www.hopeafterabortion.com).

 

Regresar al Foro Asuntos de Vida




By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue