Presidente y vicepresidente de Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos se pronuncian en defensa de todas las religiones en respuesta a orden ejecutiva sobre refugiados

January 31, 2017 By Public Affairs Office
 ¿Cuándo te vimos forastero y te acogimos?Mateo 25:38

WASHINGTON—El cardenal Daniel N. DiNardo, deGalveston-Houston, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los EstadosUnidos (USCCB), y el arzobispo José H. Gómez, de Los Ángeles, vicepresidente dela USCCB, han emitido la siguiente declaración conjunta con respecto a la recienteorden ejecutiva sobre la nueva política de refugiados anunciada por elpresidente Donald Trump el pasado viernes. La orden ejecutiva del presidenteTrump suspende la entrada de refugiados a los Estados Unidos durante 120 días.La orden también detiene indefinidamente la admisión de refugiados sirios y,durante 90 días, bloquea el ingreso de personas de siete paísespredominantemente musulmanes.

A continuación la declaración conjunta completa:

Durante losúltimos días, muchos hermanos obispos han hablado en defensa del pueblo deDios. Estamos agradecidos por su testimonio. Ahora, invitamos a todos losfieles católicos a sumarse a nosotros a unir nuestras voces con todos los quehablan en defensa de la dignidad humana.

El vínculoentre cristianos y musulmanes se basa en la fuerza inquebrantable de la caridady la justicia. En Nostra Aetate, el ConcilioVaticano II nos instó a trabajar sinceramente por un entendimiento mutuo en el quetodos "procuren y promuevan unidos la justicia social, los bienes morales, lapaz y la libertad para todos los hombres". La Iglesia no renunciará en sudefensa de nuestros hermanos y hermanas de todas las religiones que sufren amanos de perseguidores despiadados.

Los refugiadosque huyen del ISIS y otros grupos extremistas están sacrificando todo lo quetienen en nombre de la paz y la libertad. A menudo podrían ser perdonados si tansólo se rindieran a la visión violenta de sus torturadores. Sin embargo, semantienen firmes en su fe. Muchos constituyen familias, no diferentes de la deusted o de la mía, que buscan protección y seguridad para sus hijos. Nuestranación debe acogerlos como aliados en una lucha común contra el mal. Tenemosque estar vigilantes para detectar infiltrados que quisieran hacernos daño,pero siempre debemos ser igualmente vigilantes a la hora de acoger amigos.

El Señor Jesúshuyó de la tiranía de Herodes, fue falsamente acusado y luego abandonado porsus amigos. No tenía dónde reclinar su cabeza (Lc 9:58). Acoger al extranjero ya los que están huyendo no es una opción entre muchas en la vida cristiana. Esla forma misma del cristianismo en sí. Nuestras acciones deben hacer que lagente recuerde a Jesús. Las acciones de nuestro gobierno deben hacer que lagente recuerde la humanidad básica. Cuando nuestros hermanos y hermanas sufranrechazo y abandono, nosotros elevaremos nuestra voz en su favor. Los acogeremosy los recibiremos. Ellos son Jesús, y la Iglesia no se apartará de Él.

Nuestro deseono es entrar en el terreno político, sino anunciar a Cristo vivo en el mundo dehoy. En el momento mismo en que una familia abandona su hogar bajo amenaza demuerte, Jesús está presente. Y Él nos dice a cada uno de nosotros: "todo lo quehicieron por uno de estos mis hermanos más pequeños, lo hicieron por mí" (Mt25:40).
-----Palabras clave: USCCB, Conferencia de Obispos Católicos delos Estados Unidos, cardenal Daniel DiNardo, arzobispo José H. Gómez, presidenteDonald Trump, orden ejecutiva, política de refugiados, cristianismo, femusulmana, dignidad humana, refugiados sirios, justicia social, humanidad. # # #CONTACTO CON LOS MEDIOS
Norma Montenegro FlynnO: 202-541-3200